Antonio era el cuarto de diez hijos que tuvieron Don Antonio Galvão de França, natural de Faro, Portugal, comerciante y capitán mayor de Guaratinguetá, y Doña Isabel Leite de Barros, descendiente de expedicionários del Estado de São Paulo, que vivia en la Hacienda de los Correas, en Pindamonhangaba.

El nino creció en el seno de una familia católica, en Ia casa hoy reconstruída – ubicada en Ia esquina formada por la calle del Hospital – hoy calle Frei Galvão – y la calle del Teatro – hoy calle Frei Lucas.

Aquarela de Thomas Ender - Guaratinguetá, 1817.